Arvejas compuestas

El origen de este plato, y de otros muchos de la cocina tradicional canaria,  se sitúa en La Orotava y en tiempos donde lo que hoy puede ser un plato sencillo, constituía entonces un manjar sólo al alcance de la clase señorial. Es verdad que en la primera receta que hemos encontrado no figuraba ningún "lujo" en forma de carne, más hoy día eso no ha de ser gravoso para los bolsillos medios.

Ingredientes:

500 gr. de arvejas, 2 tiras de panceta o jamón serrano (al gusto de cada cual), huevos sancochados 1 cebolla, 1 tomate bien maduro, agua, azúcar y sal.

  

Preparación:

En una sartén o cazuela preparamos el refrito de cebolla y tomate. Salamos y, una vez en su punto, echamos las arvejas frescas para rehogarlas unos minutos. A continuación añadimos el agua suficiente para que las moje pero que no las cubra y un pizco de azúcar. Dejamos hervir un pasados unos diez minutos añadimos la carne elegida bien troceada. Dejamos hacer media horita más cuidando que no se deshagan las arvejas, rectificamos de sal si hiciera falta y antes de servir el plato añadimos los huevos sancochados bien en rodajas, bien en cachos irregulares o en "gajos".